sábado, 25 de febrero de 2012

Ésta es Ginebra



Lista no exhaustiva de lo que significa vivir en Ginebra:


  • Vivir en una ciudad multicultural en donde el 40% de los habitantes son extranjeros. 
  • Subirse al tranvía y oír conversaciones en: francés, italiano, alemán, español, inglés, turco, ruso, árabe, portugués, entre muchos otros, como si fuera lo más normal del mundo.
  • Como corolario de lo anterior, tener la suerte de conocer personas de orígenes muy diversos. Además de suizos, tenemos amigos latinoamoericanos, españoles, kurdos, argelinos, chinos, italianos, indios, búlgaros, estadounidenses, británicos, etc.
  • En Ginebra hay restaurantes afganos, peruanos, mexicanos, argentinos, eritrianos (debo confesar que nunca oí hablar de esta nacionalidad hasta que vine a vivir aquí), turcos, tailandeses, vietnamitas, marroquíes, australianos y un largo etcétera.
  • Aprender a desarrollar sensibilidad intercultural y mostrarse abierto para poder interactuar con gente de cultura a veces radicalmente diferente a la de uno.
  • Que los domingos las tiendas estén cerradas, pues cada vez se ha sometido la cuestión a votación por referéndum, el pueblo siempre se ha querido que el domingo sea un día para descasar tanto del trabajo como del consumo.
  • Mostrar consideración hacia los demás y no hacer ruido antes de las 8 de la mañana ni después de las 10 de la noche so pena de ser considerado un inadaptado social (además de recibir una multa).
  • Vivir rodeada de agua: un lago y dos ríos.
  • Pagar el alquiler más caro del mundo (creo que sólo superado por Tokio).
  • Poder llevarse a casa –alquilado- un piano o el cuadro del que nos enamoramos en una galeria.
  • Desayunar temprano, comer entre las 12 y las 2 de la tarde y cenar entre las 7 y las 8 de la noche.
  • Comprar libros de segunda mano por poquísimo dinero, actuales y en muy buen estado gracias a Caritas y a Emmaus, asociaciones caritativas sumamente activas en toda Suiza.
  • Esperar la primavera y los primeros rayos de sol con impaciencia, tras los largos inviernos (sobre todo el de este año, tardío, pero gélido).
  • Saber que coexisten una población arraigada en la ciudad y una población flotante, de paso, funcionarios de alguna de las muchas organizaciones internacionales que tienen sede aquí. Ambas poblaciones llevan existencias paralelas, sin conocerse. 
  • Vivir en una ciudad en donde las mascotas (perros y gatos) son consideradas ciudadanos de primera clase que entran con su dueño a tiendas y restaurantes y que pagan medio boleto en el tren y en los transportes públicos.
  • Acostumbrarse al hecho de que la carne de caballo se considere de lo más normal y haya carnicerías especiales llamadas “Chevaline” (cheval, en francés, significa caballo). Nunca he podido comer esta carne por razones éticas (y culturales: en México no comemos caballo, pero sí res, pollo, cerdo); lo que me parece raro es que los suizos consideran escandaloso que los chinos coman perro. 
  • Que en los supermercados no existan los tamaños "familiares" de productos, sino que, por el contrario, que muchos artículos estén concebidos para una sola persona.
Vista de la ciudad y del Lago Leman.

9 comentarios:

  1. Muy buenas observaciones Cynthia. Yo solo agregaría un punto más, durante la semana después de las siete de la noche no encontrarás ningún supermercado abierto.

    Viviendo en México yo acostumbraba a salir del trabajo y pasar a comprar algunas cosas al súper mercado más cercano, inclusive llegue a ir a las diez de la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, silvia!

      Tienes razón, Lexlie, a mí me pasó igual al principio, pues estaba acostumbrada a hacer mis compras tarde, lo que aquí es imposible! Muchas gracias por leerme

      Eliminar
  2. Cyntia me gustaría saber si sigues viviendo en Ginebra? yo conozco esa hermosa ciudad y siempre ha sido mi sueño ir a vivir a Suiza...pero como comentabas tú ya creo ser un poco mayor he cumplido los 51, tengo miedo a no encontrar un trabajo y tengo tambien temor de no aprender rapido el frances..aunque las veces que he ido me he sabido defender bien..actualmente vivo en Madrid con mi flia, somos argentinos radicados hace mas de 25 años en España, he trabajado en restaurantes argentinos y me gustaria intentarlo ahora fuera de España ya que los que tenemos esta edad ya nos consideran viejos..Bueno Cyntia espero recibir pronto tus gratas noticias, mi mail es emprerivas@gmail.com un cordial y respetuoso saludo Edy.

    ResponderEliminar
  3. Hola, estaba buscando info sobre vivir en Ginebra y me encontré esta entrada tuya. De verdad sueño con vivir en Suiza y me parece sorprendente lo que compartes. Yo también soy mexicana y me gustaría mucho saber como lograste vivir en ese país tan lindo, porfa cuentame más sobre ello. Un saludo :)

    ResponderEliminar
  4. Cynthia. Excelente blog.
    Saludos desde mexico y mucho exito en tus aventuras.

    ResponderEliminar
  5. Soy argentino, tengo 55 años vivo en España, Madrid hace 12 y quiero ir a vivir a Ginebra, el mensaje de Cynthia es muy valorable, cada pueblo tiene sus particularidades, espero que mi experiencia en turismo pueda ser valorado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. No sé qué tiene de raro que cierren los domingos, en España es lo normal también y siempre ha sido así, exceptuando las zonas turísticas de grandes ciudades que tienen un permiso especial.

    ResponderEliminar
  7. Busco habitación para compartir en Ginebra , alguna recomendación.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar